Confesiones de un geek

Cuando uno es ñoño, nerd, geek o derivados, llega el inevitable momento en el cuál uno se hace la pregunta más trascendental que cualquier persona se puede hacer.

¿Por qué?

¿Por qué tenía que aficionarme a un pasatiempo tan terriblemente caro?

Con lo que cuesta una consola me compro 35 entradas al partido chile/brasil que se jugó el año pasado, me compro 3 pares de tenis de buena marca y me queda para una buena camisa, me pago 50 idas a una disco con sus respectivas bebidas… Pero ¡NO! Me termino comprando la consola, y ahora me faltan los juegos y los periféricos (Siendo ñoño, no juegas solo).

También hay que tener en cuenta los beneficios de pertenecer a mi estirpe. Si quiero ver una serie, película o bajar una canción. Me demoro 5 ó 10 minutos en encontrarla y a lo más un par de horas en descargarla.

Además tienes una afinidad natural con lo electrónico, no hay DVD o equipo de música que no se doblegue a tus pies después de 5 minutos. Inevitablemente sabes manejar una PC de manera tal que siempre tus habilidades son bienvenidas y a veces medio obligatorias.

El tema de las mujeres es otro tópico hay que sacar a colación, es decir… No es lo mismo decir “Hola nena, me gusta hacer deportes” y mostrar un físico descomunal a decir “Hola, me gustan las consolas y los videojuegos online. El Rol y leer“. ¿Qué le vas a mostrar, tu increíble fuerza en los pulgares? ¿La inexplicable capacidad de definir que tan bueno es un juego con sólo ver la intro? ¿Las pericias que haces frente a un PC con fraps y 15 minutos de video?…

Por eso los geeks nos emparejamos con las geeks, porque si no comparten tu pasión, simplemente la van a odiar. ¿A qué otro tipo de mujer en el mundo le emocionaría que le dijeras “Amor, amor! Ya salió el último Splinter Cell!” ? o accedería a resolver una discusión con unos “rounds en el Street Fighter IV“. ¿Qué otro tipo de persona entendería que andes de mal genio por que “Me pasé 12 horas esperando que se descargara esta cosa”?

Y  aceptémoslo… Siempre, siempre abusamos de la paciencia de nuestras novias. Pasan días, hasta semanas sin vernos y cuando nos ven, juuusto coincide con que descargaste un juego increíble y te pican los dedos por probarlo.

Lamentablemente hacerse geek no es una elección… es como dormir… uno no decide realmente en qué posición va a despertar, simplemente te acomodas y terminas en una postura determinada que se repite y se repite hasta que terminas diciendo “bueno… mejor me acuesto así, de todos modos voy a despertar en esta posición”.

A pesar de todo el Glamour y la increíble cantidad de fiestas a las que te invitan (sarcasmo) no me gustaría ser de otro modo (aunque la verdad tampoco podría), porque bien sabes que tus amigos son tus amigos. Es decir… No vas a tener más amigos por que tienes un mejor PC o por que tienes una descarga “calientita“. Sabes que aunque se corte la luz te van a venir a ver si los necesitas. Y si tienes la suerte de tener una novia, sabes que te quiere de verdad (Aceptémoslo, no hay nada genial en decir “No, a mi novio le gusta vegetar en un sillón con un joystick en la mano y la mirada perdida en una pantalla“).

Simplemente quería vertir estos pensamientos en algún lugar permanente y privado… Internet me parecía buena idea (lol).

Talo – Ñoño desde chiquito 🙂

¿Y para ti que significa ser geek?

Cuéntanos en el formulario de contacto.

3 comentarios para “Confesiones de un geek”

Gracias por compartir tu opinión en esta nota

Para que tu avatar aparezca en los comentarios de este y otros blogs debes ser usuario registrado en Gravatar, puedes registrarte en el siguiente enlace: http://en.gravatar.com/site/signup
Stay Geek!

Deja un comentario

Sitios Amigos
Únete en Facebook
Síguenos en Twitter
Publicaciones Favoritas